martes, 30 de diciembre de 2008

OMBLIGOS

La vida está llena de ombligos quebrados.
Padres de familia trabajan a destajo estas fiestas para que a sus hijos no les falten sus preciados regalos de reyes, sin saber lo que realmente anhelan: su compañía.
Miles de madres recopilan esos mismos juguetes al año siguiente, abandonados una semana después de haber sido adquiridos, para llevarlos a la beneficencia, repartidos entre los niños sin navidad, mientras aquellos que ya tienen uso de razón se preguntan por qué les ha tocado a ellos vivir la miseria y por qué ese Dios que tanto veneran tiene que recordarles cada año que no son los agraciados, pero sí los elegidos para entrar en ese estúpido reino de los cielos.
Centenares de empresarios dse benefician del gruto de tierras ajenas, mientras los niños que viven en ellas miran extrañados esos aparatos venidos de otro continente, juguetes donados, cacharros a los que no encuentran ninguna utilidad razonable.
Esos pequeños ombligos sangran, incluso antes de nacer, a falta de alimentos, sustentos, libertad, respeto. No dejan de llorar, no dejan de toser enfermedades trasmitidas por el mundo desarrollado, no paran de sangrar.
Pobres ombligos quebrados.
Ra

lunes, 17 de noviembre de 2008

AL FINAL DE LA ESCALERA

El pentagrama comienza a mostrarse variable, las notas semifusas se vuelven difusas, el ébano y el marfíl se unen en un tono anaranjado anunciando el preludio a un incendio. El compás del metrónomo se confunde al ritmo de los golpes: golpes provenientes del desvásn, a lo alto de una planta que no existe, o al menos eso parece en los planos modernos del caserón. El moderato pasa con brusquedad al presto, es cuando tapo mis oídos con las manos en un afán inútil de paliar esos golpes, cada vez más graves. Me obligan a dejar aparcada la melodía fúnebre y dirigirme hacia el último piso.
A medida que voy avanzando el sonido se vuelve más estridente y a la vez el ambiente adquiere un tono ardiente que va cobrando intensidad en los pisos superiores. La barandilla de madera está templada. En el segundo piso cesa el eco, parece ser que me voy acercando a su origen, pero unos cuantos escalones más comienzo a escuchar un ruido diferente: parecen ser botes en el suelo. Tal como vaticiné una pequeña pelota baja las escaleras; primero sus botes son pausados, pero a medida que desciende cobran velocidad. Me aparto y dejo que siga su curso. Mientras tanto sigo adelante dejando de apoyarme en el barandal, su candor ha aumentado descomunalmente. Al llegar al último piso se reanuda la pesadilla, las vibraciones casi me revientan los tímpanos. Logro adivinar de dónde provienen: justo dentro de un armario.
El cubículo es minúsculo pero corre un soplo de brisa al otro lado de las estanterías. Armado con un candelabro comienzo a romper el tabique después de desarmar las tablas, el estruendo de mis martillazos es acompañado por aquel ensordecedor compás. Al terminar la faena el ruido también cesa. Como sospeché el armario esconde un doble fondo; una puerta quebradiza oculta tras la pared me abre camino hacia unas escaleras que conducen a un desván. En él encuentro lo que parece ser el cuarto de un crío: figuras de soldaditos de plomo, cuadernos de caligrafía y bloques de construcción adornan un estudio cubierto por una capa de polvo y telarañas. A su lado una mini-silla de ruedas obstaculiza el camino hacia una vieja bañera de bronce. Un desconocido instinto me hace apartarla y acercarme al baño.
La visión aterradora de un niño ahogándose en él frena mi impulso de huir, sus lamentos ahogados solo son paliados por la resonancia que producen sus puños chocando contra las paredes de la cubeta. Sobre él un hombre lo mantiene hundido con sus brazos. Después de unos interminables y agónicos minutos los golpes disminuyen de intensidad hasta acabar rendidos en el silencio de la estancia. El sonido de unas pompas de agua preceden la desaparición del homicida, quedando sumergida la criatura en el fondo del baño. La voz de aquel chaval se vuelve susurro en mi mente:
-Mi medalla...padre...me llamo Joseph Carmichael.
Sus ojos inertes bajo el agua me hacen comprenderlo todo. Se me ha encomendado una misión: he de encontrar ese medallón, he de buscar sus restos, he de desenmascarar al senador Carmichael, he de vengar a ese niño.

Ra

jueves, 6 de noviembre de 2008

LA HERENCIA

Una herencia... lo único furtivamente heredado de su ancestro fue un viejo jersey blanco oveja que, junto con sus monos de astilleros ondeaban en un armario casi vacío. Al percibir su olor esa mañana recordó las casuales circunstancias que lo llevaron hasta sus manos, la espontaneidad con la que su abuela se lo ofreció, la poca importancia que supuso para la anciana y el regalo tan hermoso e inesperado para una chiquilla que no almacenaba mas que un par de fotogramas de aquel hombre. Unas cuantas gotas de tomate natural hicieron el milagro:
-Ponte esto mismo, Raquel, fíjate si tendrá años, era de tu abuelo Sánchez.

Y antes que lo mencionara le olió, le sintió, le recordó cogiéndola entre sus ásperas manos, sonriendo hacia el aire mientras la zarandeaba, enseñándole las lagunas que habitaban entre dientes y muelas, ausencias testigos de un longevo pasado.

Se colocó la prenda para salir, agolpandose así los tomates recién calentados, el alpiste que caía lentamente de las jaulas de canarios, la bahía penetrando por las ventanas del décimo piso, el interminable pasillo que comunicaba las habitaciones con el salón...olió el alma de aquel anciano, aun después de estar lavado seguía impregnado de su ser. Mientras subía el cuello para saborearlo mejor supo que nunca desaparecería su aroma...su herencia.

Ra

sábado, 27 de septiembre de 2008

RASPA DE PEZ

El sol se pone tras el horizonte de la reina de los desiertos, Khaled apura la sopa preparada con las raspas de la cola de un sábalo que pudo rescatar del último campamento improvisado camino al estrecho. Debió dejar su puesto en aquella empresa minera el mismo día que descubrió cinco camiones transportadores tomar rumbos distintos a los habituales, a los estipulados. No debió dejarse embaucar y tapar sus oídos, ojos y boca con 10.000 Dalasis*. Debió marcharse junto con sus compañeros Dembo y Mahamadou y dedicarse a la pesca en aquella otra multinacional, no recordaba su nombre: la riqueza en especies marinas caracterizaba al Río Gambia como uno de los mas variados, aunque esos datos solo los conocía de oídas, ya que el 90% del producto bruto de sus aguas iba a parar a manos extrangeras, quedando unos míseros 28 kilos al año para el consumo per cápita, una vergüenza que soportaban durante décadas. En el camino hacia Marruecos, mientras cruzaba Mauritania, se le pasó por la mente abandonar esa marcha desesperada hacia tierras mas prósperas y libres, pero al poco rato desistía al recordar el cartel estampado contra la puerta de la entrada al recinto minero: "Según resolución del Tribunal Supremo celebrada el 17 de Enero quedan suprimidas las actividades de Carnegie Minerals, preséntense los trabajadores en dependencias judiciales de la NIA* en Banjul para el correspondiente interrogatorio, firmado Yahya Jammeh, presidente de la República."
Conocía perfectamente la mecánica de esos interrogatorios y las consecuencias colaterales hacia su familia, no lo iba a consentir, no confiaba en la eficacia de la CEDEAO*, serían capaces de torturarle aplicándole descargas eléctricas por todo el cuerpo, incluso en sus genitales, tal y como hicieron con aquel redactor de periódico. Recogió los zapatos, intentó pasar los cordones deshilachados por los orificios, cansados ya de dar tantas vueltas y se ató a la cintura su pequeño macuto, repleto de monedas manchadas de tragedia, cómplices de vejaciones y sobornos. Puso rumbo al lugar convenido por el contrabandista que le facilitaría un hueco en la embarcación; los últimos destellos de luz desviaban la mirada apesadumbrados, sabedores de su futuro.

Aquel individuo exalaba aires de segundón intermediario por todos los poros de su ropa elegantemente raída; sus manos, igual de agrietadas que las de Khaled, tiraron con fuerza del macuto, arrebatándole sus ahorros y el fruto de su silencio de una sola tacada. Desconcertado subió al bote junto con otros cientos más intentando en vano acomodar su cansado cuerpo en algún rincón libre. A su lado rostros heridos, asustados, le miraban pidiendo ayuda a gritos de silencio; algunos agarraban la mano del desconocido de su derecha, otros apretaban a los mas jóvenes contra su pecho con instintos protectores reflejos. La mitad de aquella mísera tripulación, hombres que conservaban aún vestigios de fuerza en sus brazos, empujaron el bote hacia mar adentro arañando la playa, dejando huellas definidas como si muchas hormigas arrastraran un cocodrilo como presa. Todos los del interior dieron un respingo cuando la barca dejó de tocar el fondo de arena. Luego aquellos hombres, remolcadores improvisados, comenzaron a subir en ella de forma desordenada provocando vaivenes. Aquella precaria situación no dio lugar a falsas vergüenzas: un chico de unos 14 o 15 años se agarró fuertemente a su brazo para paliar la mezcla de mareo y miedo que sintió ante aquella avalancha de almas desesperadas. Cuando el pequeño titanic recobró el equilibrio las personas que tocaron en suerte en los bordes comenzaron a remar con sus propias manos, comenzaba la travesía.

Tras tres largas jornadas de incertidumbre y silencio el agua comenzó a escasear. Él fue uno de los pocos que inentó saciar la sed bebiendo directamente del mar, lo que le provocó severas alucinaciones. La última vez que permaneció consciente veía cómo los rostros de todos los que le rodeaban comenzaban a pudrirse poco a poco, sus carnes se derramaban en sus mejillas quedando una esencia cartilaginosa aterradora. No podía soportar esa visión y antes de lograr zafarse de uno de esos seres repulsivos en los que se había convertido el chico de su lado, que le examinaba con atención, cayó inconsciente. Después de dos días a la deriva, los hombres que estaban a su lado lo arrojaron en medio del Mediterráneo, allí se dejó llevar hacia el fondo de un coral donde fue festín de miles de especies, entre ellas una corvina negra logró degustar el sabor dulce de parajes desconocidos.
* 1 €= 307 Dalasis aprox
* NIA= National Inteligence Agency
* CEDEAO= Comunidad Económica De Estados de África Occidental
Ra

UN TENDEDERO

Una camiseta ondea en el corredor
una camiseta entre tantas
la tercera en la fila hacia su destino
el mismo que espera a todas las demás.
Cuelgan de un tendedero negro
de un solo carril y sentido único
todas ellas camisetas de rallas
todas bordadas con un número.



Ra

LA VIDA AUTÉNTICA

La vida de las personas- su vida auténtica, en contraposición a la mera existencia física- empieza en momentos diferentes...
Noriko nació heredando la tersura de una flor de lotto en la piel y la palidez de Saturno en su tez, pero ninguno de sus dones la salvó de un destino machista, predeterminado para su sexo en el imperio quizá mas longevo que ha vivido la tierra. Tras luchar contra los pormenores de su cultura y abrirse un pequeño hueco en el mundo de la astrología consiguió una beca para terminar unas investigaciones en un paraje al sur de Europa, concretamente un reino pintado de diferentes matices, entre ellos alcanzó reconocer por fotografías y documentales el aravesco, fruto de sus antepasados y andaluz.
Después de deambular de aeropuerto en aeropuerto decidió recorrer el último trayecto desde Madrir hasta Granada en tren. Su auténtica vida comenzó tras cerrarse las puertas de su vagón.
Al principio le costó acostumbrarse al vértigo que le produjo una estancia tan vacía, habituada a sentirse arropada por tanta multitud en el metro de su país, no sabía en quién apegarse, su cuerpo pequeño y lánguido dandaba a un lado y a otro, lo que la obligó a tomar asiento. Desde la ventana esbozaba la típica mirada melancólica de quienes ven correr ses mar como trigo que baña al horizonte, salpicado de notas semicorcheas dispuestas en un mismo tempo, incansable melodía del camino hacia su destino. Al bajar en la comunidad andaluza tomó un taxi que le condujo al observatorio donde debía reunirse con un notable geólogo lunar; desde hoy formaría parte de su plantilla. Cuando llegó a la recepción un muchacho moreno aún con síntomas de actividad volcánica en su rostro se presentó como aquel brillante científico que buscaba, y la sorpresa fue mayúscula a medida que iba conociendo al resto del equipo: parecían adolescentes sacados de una película de serie B: "chachijuerga en la facul" la podría denominar. Pero no por ello perdió las maneras y la compostura, fiel a sus raíces mostró una exacerbada simpatía y un impecable buen estar frente a esos colegiales. Tras ponerse al tanto de sus quehaceres rutinarios de ahí en adelante bajó a una sala bastante desordenada donde se suponía íba a desayunar todas las mañanas, luego de descartar todos los menús de la máquina expendedora de sandwiches probó sacar un té de la que había al lado; decepción número dos: la tacita de plástico le devolvió el poso de un café con leche bastante frío y agrio, y sin cucharilla. Mientras todos se acomodaban en una gran mesa repleta de plásticos abiertos y vasos derramados, Noriko apretó con el pulgar e índice de su coqueta mano izquierda su diminuta nariz y con la otra introdujo de un golpe el poco contenido que le había tocado en suerte, aguantando disimuladamente una inevitable arcada entre sus manos logró reponerse en cuestión de segundos y unirse al grupo.
Entre otras conversaciones pudo llegar a distinguir varias frases de una en concreto, y si bien ellos intentaban unirla a su debate ella sólo respondía con una sonrisa y un leve movimiento de cabeza. La que mas le llamó la atención la recitó aquel muchacho de cara de cráter que tanta repulsión le causó al principio: " La religión ha pretendido siempre abolir el sentido común." Desde ese instante su concepto físico pasó a un segundo plano prevaleciendo por momentos una curiosidad intelectual mas profunda. Poco duraría ese sentimiento, al igual que sus vanales existencias...
De pronto la superficie de todo el complejo comenzó a emitir lentos latidos ensordecedores y el suelo de la cafetería empezó a vibrar, aquel jueves de diciembre se unirían pánicos orientales y occidentales en un mismo edificio. Ante la incredulidad de tratarse de un posible terremoto salieron todos al patio trasero dudando de la fiabilidad de la cimentación y lo que presenciaron sería lo último que vieran sus ojos. El horizonte se arremolinaba en un bucle que moría en un pequeño punto negro, como si el tapón de desagüe del núcleo terrestre se hubiese soltado. Edificios, personas, terreno, todo parecía desvanecerse en una arrugada pintura abstracta. Noriko logró entender entre sollozos a una de las muchachas hablar de moléculas, agujero negro y acelerador de partículas. Sentimientos contradictorios comenzaron a recorrer todo su cuerpo: admiración y terror rodearon su pecho en una lucha encarnizada. El único impulso que prevaleció fue agarrarse lo mas fuerte que pudo a su compañero, aquel brillante chaval poco agraciado al cual ni en pesadillas hubiese tocado con un simple dedo. Su respuesta no fue otra que responder a su abrazo. Todo el proceso fue indoloro, mientras las moléculas de sus cuerpos se fundían en una sola arrastradas por la marea, la auténtica vida de aquel científico comenzó en ese instante.


Ra

miércoles, 9 de julio de 2008

EL LABERINTO

Siempre se había considerado un monje astuto y poderoso, pero todo esto sobrepasaba sus espectativas. Habían pasado varias horas, el cansancio se iba apoderando de sus huesos, hartos de defender el poco hilo de vida que lograba cazar a duras penas. Acababa de superar tres pruebas: una de inteligencia, en la que logró descifrar un complicado geroglífico que abría la puerta al segundo nivel del laberinto; otra de habilidad donde colocó unos cilindros estratégicamente en unas ranuras de la pared para así descubrir la puerta hacia el tercer nivel y una última de destreza donde sus fuerzas mermaron peligrosamente sorteando varias trampas colocadas en el suelo. Ahora el horizonte dibujaba una bifurcación al final del pasillo, al avanzar optó por girar a la izquierda huyendo de un fuerte olor similar al amoníaco del otro camino. Al final del túnel izquierdo una puerta firme sellaba la entrada al quinto y último nivel. Haciendo acopio de algunas reservas logró empujarla lo suficiente como para colarse al otro lado.
Lo primero que pudo distinguir después de adaptar sus pupilas a las tinieblas fue un montículo de miembros inertes color almendra , marchitos, cuyos rostros imploraban una caridad que nunca alcanzarían. De pronto sintió cómo miles de agujas invisibles atravesaban cada centímetro de su piel, al tiempo que vislumbraba una sombra de enormes proporciones acercándose a él. Utilizó sus últimas reservas de vitalidad para contrarrestar el hechizo, pero no pudo esquivar el zarpazo en el abdomen que le propinó aquel ser. Sus uñas se incrustaron en la carne al igual que se introduce un cuchillo en la gelatina: lentamente, viscosamente; lo zarandeó destrozándole varios órganos en ese baile horizontal y le calcó una última incisión letal arrancándole su corazón .

Mientras aún masticaba el ventrículo izquierdo de su última víctima, la cargó a hombros y salió de la habitación dejando un rastro nauseabundo de visceras y miembros a su paso, torció por el pasillo hacia la derecha y abrió la puerta de salida del laberinto. Colocó el cuerpo dentro de una alberca llena de trofeos cadavéricos y encajó la puerta para que la pobredumbre inundara el pasillo. De vuelta a su morada iba lamiendo las huellas de su triunfo por el suelo recogiendo cualquier vestigio de su víctima. Una vez limpia de pistas entró en su sala y cerró suavemente con una mueca en su boca similar a la cordura.


Ra

DEDICADO A TÍ

Al besarte, noto temblar la comisura de tu miedo,
mis caricias son capaces de erizar tu sangre,
adentrándome en tus heridas, te siento gozar,
susurras pidiéndome que siga aterrándote
con palabras que solo yo sé pronunciar
y solo tú puedes entender...


y si no crees en Dios
no temas al Infierno
pues él te espera en mis brazos
y no te queda mas remedio que aguardarme,
temerme, amarme.


Fdo: tu vida
Perdon por la calidad de la foto, me la escanearon de un original.

Ra

lunes, 5 de mayo de 2008

UNA LLAMADA AL OLVIDO

Todo empezó por un número equivocado, el teléfono sonó tres veces en mitad de la noche y la voz al otro lado preguntó por alguien que no era él...
A pesar de la insistencia del hablante el hombre negó rotundamente ser quien buscaba, colgó con violencia el auricular de aquel prehistórico teléfono que lo había acompañado toda su longeva hipoteca y volvió a recostarse intentando en vano alcanzar un escurridizo sueño que le había rondado durante días: flotaba encima de una puerta en medio de un océano en calma, sin costa.
Las sábanas le oprimían la respiración, su almohada adoptaba formas difíciles e incómodas, el cansancio se había vuelto perezoso. Desde su jubilación habían cambiado las tornas: su ánimo había decaído, estaba agotado, por primera vez se sentía un inútil, aun sin tener que madrugar no podía forzar sus doloridos músculos al descanso; se levantó y mientras apuraba el café admiraba el paisaje desde la ventana de la cocina: la tapia del edificio contíguo. Esperó, dió mil vueltas al pasillo atestado de soledad y cuando por fin las manillas indicaron las siete de la mañana bajó al bar de siempre.
Sin mediar palabra un camarero nuevo de rostro amable le sirvió una copa que bebió de dos tragos, la segunda la degustó con mas parsimonia mientras se embriagaba los sentidos con la melodía del yack-pot y el olor a café recién hecho. Al poco rato un hombre corpulento con ganas de darle al palique se le arrimó entusiasmado en exceso. Aseguraba ser su colega de juergas y le apestó los resultados de los partidos de liga. Le repugnó, sudaba alcohol por sus mejillas, pero le siguió la corriente hasta que se le acabó la cuerda. Aceptó otra copa (que menos por soportar su fetidez). En medio de una acalorada perorata el tipo le pidió fuego para encender un puro, según él regalo del recién casado de la noche anterior, a la cual perjuró habían asistido juntos. Sin fuerzas ni para accionar la rueda del mechero se la tendió en la barra al desconocido y alegó tener prisa por almorzar pronto, logrando desacerse de ese orangután. Mientras pagaba el resto de su cuenta preguntó molesto al muchacho por la asiduidad de aquel tipo; con semblante desconcertado el camarero no supo mas que elevar sus hombros, pero claro era lógico, el chico sólo llevaría allí unos días ¿cómo podría saberlo?... pero cuando se acercaba a la puerta de cristal que conducía a la calle un reflejo traicionero los mostró a los dos hombres recitando miradas de complicidad.
Ya en su triste morada, mientras acomodaba su gabardina en el perchero encontró algo dentro del bolsillo superior de su chaqueta de domingos, andubo a la cocina y al tiempo que buscaba su mechero se extrañó al ver desde la ventana una tapia de ladrillos, al parecer habrían construido algún edificio recientemente; encontró el encendedor de butano y aspiró una buena bocanada de aquel habano y se abandonó en una vigilia donde una puerta lo mantenía flotando en medio de un océano en calma, sin costa... extraño sueño aquél, era la primera vez que lo tenía.


Ra

martes, 11 de marzo de 2008

OBNUBILACIÓN

Hoy es un día importante, mi pequeño tesoro, ¿sientes el traqueteo del autobús? señal de lo cerca que estamos de nuestro destino, el tuyo y el mío, entrelazadas íntimamente con cabellos de color verde, blanco, rojo, negro; los siento entre tú y yo, heciéndonos cosquillas entre la seda de mi vestido y la fina placenta que te cubre, nos rodean a los dos por igual, marcándonos finas lúneas en un viaje comun que nos liberará. Ahí está la parada que buscamos, hijo mío, desde allí podré contarte un cuento donde desenmascaro mi rostro, apartando el velo para besar tus mejillas, calientes, albinas, distinguiendo tu belleza; donde mis ojos dejan de obnubilarse a través de negras mosquiteras. En él te enseño mis dientes, sonrío a tu lado, toco tus manos, esas mismas que tantas veces han peleado por salir de mi piel. Hoy prenderemos esos cabellos, vida mía, sentiremos su fuerza, sus latidos fundiéndose con los tuyos, con los míos. Ya hemos llegado, no temas mi angel, no tengas miedo, mamá estará siempre a tu lado... tic, tac. 3 2 1...
Otro atentado castiga el sur del país, cobrándose esta vez 26 vidas en un transporte público; según estudios forenses el suicida se inmoló justo en el intercambio de pasajeros mas concurrido del trayecto. La identidad de la mujer kamikaze sigue siendo secreto sumarial, pero lo que sí nos han confirmado ha sido su avanzado estado de gestación.
Ra

miércoles, 27 de febrero de 2008

ELECCIONES 2008

Hay que hacer muchas cosas todavía:
encender las yemas de los dedos con buenas ideas,
acariciar esquemas genealógicos de soluciones,
construir telarañas de acero frente a la estolidez...
Hay que hacer muchas cosas:
mirar alrededor, mirar atrás, mirar adelante,
jugar al escondite entre miles de abanicos de posibilidades,
recordar qué hicimos, cómo lo hicimos, qué consecuencias tubo,
celebrar la victoria ajena, responsabilizarse de la propia...
Hay que escuchar con el cerebro
Hay que atenerse al deseo global
Hay que joderse
Hay que votar.
Ra

jueves, 14 de febrero de 2008

AQUEL MELOCOTÓN QUE PASEA

Aquella muchacha caminando absorta por la calle, enfrascada en los cascos de su reproductor, no se percata de que un albañil cualquiera de cualquier construcción la mira fijamente...y se imagina su espalda receptiva a la mezcla de cae por ella, agrietándose poco a poco a su paso, como la tierra huérfana de río, hasta desembocar en las protuberancias de su trasero, las cuales él amasa dando forma de musa al bisto que se escapa calle abajo.
Aquella chica caminando al son de su música interior no se da cuenta de que un dependiente de compacs de una esquina cualquiera casualmente intuye de sus labios la canción que escucha...y la imagina protagonista de un videoclip bañada por la brisa de un ventilador improvisado que mece su cabello rozándole sus mejillas, sus ojos, quedando finalmente prisioneros en su carmín, mientras él la encuadra en sus manos cercando su fantasía y guardándola por mucho tiempo.
Esa niña de andares desiguales nisiquiera intuye que un médico cualquiera advierte su cojera...y la imagina desnuda en su consultorio con las puntas de sus melocotones erizadas, únicamente ataviada con unos calcetines blancos a la espera ansiosa del roce de su monóculo, expectante ante la cercanía de su piel mientras jadea consciente del sudor frio que despierta en él, abriéndole las piernas agradecida, dejándole oscultar su carencia de virginidad.
Una mujer que se cruza en un momento en la vida de otra mujer cualquiera frente a su escaparate de ropa interior...y la imagina en su vestidor probandose toda su colección, gustándose a sí misma en el espejo, frotándose con los dedos su sexo, acariciándose las nalgas sentada en el probador. La busca, la llama, la desea, y ella acude para arrancarle el sujetador de un mordisco, dibujando círculos con su lengua por los pezones hasta llegar a la porción de tarta mas deliciosa que haya probado nunca.
Aquel melocotón que cruza la carretera nunca sabrá todo lo que despierta una simple mirada suya.

Ra

viernes, 1 de febrero de 2008

DIARIO DE UN ROEDOR

15-ENERO-2008
Cuando el cadáver de la abuela comenzó a oler mal decidimos sin demasiados remilgos que había que sacarla fuera de la casa. Vivíamos muy apretados, no sólo por lo incómodo del agujero, pequeño y húmedo, a duras penas calificable como verdadero hogar; sino por lo numerosa que había resultado ser la prole el último cuatrimestre, casi sin darnos cuenta habíamos llegado a pasar de ser 8 a la friolera de 29, casi no quedaba sitio para respirar, incluso algunos de nosotros habían migrado a otra parte del recinto donde, según contaban las buscadoras, atrincheraban sus propios árboles genealógicos perdiéndose la cuenta de la cantidad real de individuos. Entre las buscadoras mi madre pronto iba a tomar posesión de su nuevo cargo: buscadora guía, fruto de la pérdida de la antigua, que en paz descanse, y ya tramitaban los preparativos para una nueva salida antes del amanecer...espero tenga fuerzas para afrontar su nueva situación.
19-ENERO-2008
Otra buscadora ha sido hallada muerta cerca de un tubo amarillo, rápidamente han avisado y corrido la voz del peligro de tal objeto, según narraba mi madre desconcertada, y no era para menos, con ella ya iban 4 sin contar a mi abuela. Los mayores sospechan de ataques intencionados por parte de ellos, nos alertan y nos llaman a la cautela.
24-ENERO-2008
Desde ayer desconozco el paradero de mi madre, me dispongo a salir en su busca, aun no teniendo todavía rango de buscadora. Por el camino encuentro algunas provisiones y una pasta de color rojo jugoso, mañana vendré a probar otro poquito, está muy dulce.
26-ENERO-2008
Hoy encontraron el cuerpo de mi madre agonizante en la puerta del refugio, apenas pudo articular palabra, un gran coágulo le impidió seguir con vida. Acentuamos la vigilancia en la entrada, hay que averiguar cómo han podido introducir tal cantidad de sangre en su boca, así como aprendimos a desviar las catapultas ahorcadoras y las habitaciones-prisión. Vuelvo al lugar donde encontré el dulce, me puede la gula, pruebo un poco mas.
29-ENERO-2008
Me levanto empapada en sudor, tengo un fuerte dolor en el vientre, aviso al mayor que queda, los demás han perecido. Me pregunta qué es lo que he hecho, qué he tocado desde que me puse en pie... entre sollozos busco en mi rincón sin hallar respuesta. Empiezo a sangrar por la nariz, me acuerdo de mi madre, empieza a faltarme el aire, tengo ganas de vomitar. Entre estertores terribles logro reconocer ese color... demasiado tarde.
Ra

lunes, 28 de enero de 2008

LA MASA INFORME

Allí están, una masa informe, un cúmulo de copas sedientas de sangre,
ansiosas, monótonas, víctimas genéticas de la incomprensión.
Ahí vienen, formando un PANTANO IMPOLUTO, rebosante de apariencias y superficialidad,
las rocas crujen bajo su lodo, como ESPIGAS ACRISTALADAS en una tempestad
robándole lo poco que les queda de humanidad.
Ya se acercan, casi los oigo respirar, con sus ESTÓMAGOS VÍRGENES todavía sin acuchillar.
No hay escapatoria, la minoría aguda o se abstiene o inventa guiones para anuncios de coches,
sin ellos los coágulos de mentiras nos envuelven.
Ya está aquí, la masa informe.
Ra




jueves, 17 de enero de 2008

CAPTAIN HARLOCK - OCARINA

ARITMETIGRAFÍA

neurona + marea + lámpara: INCULTURA "una insignificante neurona vaga sola en una paterilla, luchando contra la marea del desconocimiento, acompañada de una mísera lámpara que apenas deja entrever el camino a seguir"
tesoro + sangre + ballena: TEMPLANZA "quien la tiene esconde el tesoro de la felicidad, pausada como los movimientos de una gran ballena, templada como su sangre"
cielo + barco: GARFIO CON VÉRTIGO "dicen las malas lenguas piratas que, cuando el capitán garfio partió rumbo al país de Wendy para raptarla... echó la pota a la altura de Alcobendas"
melena + fuego + caracola + pan: MENDIGO "algunas veces alcanzo a ver el humo de lejanas fogatas a orillas del Mediterráneo, donde habitan mendigos de largas melenas quienes ,sin importarle tener un mendrugo que llevarse a la boca, se pasan las horas atrapando el sonido del mar en pequeñas caracolas que diseminan por la playa, para que los niños se las lleven de recuerdo"
gato + nata + estratosfera: APOLO 13 "Houston, Houston, we have a problem, parece ser que, de tanta nata que se ha zampao el gato de las narices se está atragantando... hace ruidos espasmódicos, se va a ahogar... ... ... puag, vaya bola de pelo"
maleta + risa + adn: PRIVATIZACIÓN "¿y cómo se perpetuará nuestra especie papi? - pues muy sencillo Mercurio, iremos a que te den un pequeño haz de luz en el brazo a la empresa que te comenté, así las letritas de tu código se almacenarán en sus jardines humánicos y, cuando tengas mi edad podrás perpetuar tú mismo tu propia descendencia, los que tú elijas, como tú los elijas, así de fácil. De aquí a unos añitos tu paga podrá darte los frutos de tu futuro árbol genealógico"
canción + ojo + cocodrilo + galaxia: OCARINA "de niña veía una serie de dibujos animados llamados -El capitán Harlok- donde el protagonista luchaba en un buque que navegaba en el espacio contra mujeres de ojos rasgados y tez lila, y cuando podía se acercaba a la tierra para visitar brevemente a su pequeña hermana, la cual le despedía siempre con una tierna canción que tocaba con una ocarina, regalo de su hermano mayor"
tripas + sur + hojaldrina: NASAR "corregido, todavía puedo ver cómo se le caen al suelo sus intestinos y luego los recoge y, elegantemente les sacude la arena, todo esto sin dejar de andar y saludar a quienes encuentra por la casa"
espuma + príncipe: DRAG QUEEN "ahí va Priscila, princesa del desierto"
lobo + accidente: EMPACHO/HORAS "AUUUUU no debí comerme a la abuela sin haberla masticado bien, ups, con el peso me resbalé y caí en un laglup glup glup p p p"

Ra