viernes, 1 de febrero de 2008

DIARIO DE UN ROEDOR

15-ENERO-2008
Cuando el cadáver de la abuela comenzó a oler mal decidimos sin demasiados remilgos que había que sacarla fuera de la casa. Vivíamos muy apretados, no sólo por lo incómodo del agujero, pequeño y húmedo, a duras penas calificable como verdadero hogar; sino por lo numerosa que había resultado ser la prole el último cuatrimestre, casi sin darnos cuenta habíamos llegado a pasar de ser 8 a la friolera de 29, casi no quedaba sitio para respirar, incluso algunos de nosotros habían migrado a otra parte del recinto donde, según contaban las buscadoras, atrincheraban sus propios árboles genealógicos perdiéndose la cuenta de la cantidad real de individuos. Entre las buscadoras mi madre pronto iba a tomar posesión de su nuevo cargo: buscadora guía, fruto de la pérdida de la antigua, que en paz descanse, y ya tramitaban los preparativos para una nueva salida antes del amanecer...espero tenga fuerzas para afrontar su nueva situación.
19-ENERO-2008
Otra buscadora ha sido hallada muerta cerca de un tubo amarillo, rápidamente han avisado y corrido la voz del peligro de tal objeto, según narraba mi madre desconcertada, y no era para menos, con ella ya iban 4 sin contar a mi abuela. Los mayores sospechan de ataques intencionados por parte de ellos, nos alertan y nos llaman a la cautela.
24-ENERO-2008
Desde ayer desconozco el paradero de mi madre, me dispongo a salir en su busca, aun no teniendo todavía rango de buscadora. Por el camino encuentro algunas provisiones y una pasta de color rojo jugoso, mañana vendré a probar otro poquito, está muy dulce.
26-ENERO-2008
Hoy encontraron el cuerpo de mi madre agonizante en la puerta del refugio, apenas pudo articular palabra, un gran coágulo le impidió seguir con vida. Acentuamos la vigilancia en la entrada, hay que averiguar cómo han podido introducir tal cantidad de sangre en su boca, así como aprendimos a desviar las catapultas ahorcadoras y las habitaciones-prisión. Vuelvo al lugar donde encontré el dulce, me puede la gula, pruebo un poco mas.
29-ENERO-2008
Me levanto empapada en sudor, tengo un fuerte dolor en el vientre, aviso al mayor que queda, los demás han perecido. Me pregunta qué es lo que he hecho, qué he tocado desde que me puse en pie... entre sollozos busco en mi rincón sin hallar respuesta. Empiezo a sangrar por la nariz, me acuerdo de mi madre, empieza a faltarme el aire, tengo ganas de vomitar. Entre estertores terribles logro reconocer ese color... demasiado tarde.
Ra

3 comentarios:

Escuela de Letras Libres dijo...

En clase que quedé embobaílla como una niña chica escuchando el diario del pobre ratoncillo.

Eva.

Pedro dijo...

¡Vaya tela el cargo de conciencia que me has creado! Yo que no soporto un bicho en mi casa...
A ver si nos vemos esta tarde.

Pedro dijo...

Raquelilla, harme un favó, mujé; entra en mi blog cuando puedas (o sea, ¡YA!) y pincha en la etiqueta de la izquierda, donde pone lo de si quieres amenizar tu lectura..., para ver si suena alguna música o no suena ná (que será lo más seguro). Escríbeme con lo que sea.
Se agradecerá.