sábado, 27 de septiembre de 2008

RASPA DE PEZ

El sol se pone tras el horizonte de la reina de los desiertos, Khaled apura la sopa preparada con las raspas de la cola de un sábalo que pudo rescatar del último campamento improvisado camino al estrecho. Debió dejar su puesto en aquella empresa minera el mismo día que descubrió cinco camiones transportadores tomar rumbos distintos a los habituales, a los estipulados. No debió dejarse embaucar y tapar sus oídos, ojos y boca con 10.000 Dalasis*. Debió marcharse junto con sus compañeros Dembo y Mahamadou y dedicarse a la pesca en aquella otra multinacional, no recordaba su nombre: la riqueza en especies marinas caracterizaba al Río Gambia como uno de los mas variados, aunque esos datos solo los conocía de oídas, ya que el 90% del producto bruto de sus aguas iba a parar a manos extrangeras, quedando unos míseros 28 kilos al año para el consumo per cápita, una vergüenza que soportaban durante décadas. En el camino hacia Marruecos, mientras cruzaba Mauritania, se le pasó por la mente abandonar esa marcha desesperada hacia tierras mas prósperas y libres, pero al poco rato desistía al recordar el cartel estampado contra la puerta de la entrada al recinto minero: "Según resolución del Tribunal Supremo celebrada el 17 de Enero quedan suprimidas las actividades de Carnegie Minerals, preséntense los trabajadores en dependencias judiciales de la NIA* en Banjul para el correspondiente interrogatorio, firmado Yahya Jammeh, presidente de la República."
Conocía perfectamente la mecánica de esos interrogatorios y las consecuencias colaterales hacia su familia, no lo iba a consentir, no confiaba en la eficacia de la CEDEAO*, serían capaces de torturarle aplicándole descargas eléctricas por todo el cuerpo, incluso en sus genitales, tal y como hicieron con aquel redactor de periódico. Recogió los zapatos, intentó pasar los cordones deshilachados por los orificios, cansados ya de dar tantas vueltas y se ató a la cintura su pequeño macuto, repleto de monedas manchadas de tragedia, cómplices de vejaciones y sobornos. Puso rumbo al lugar convenido por el contrabandista que le facilitaría un hueco en la embarcación; los últimos destellos de luz desviaban la mirada apesadumbrados, sabedores de su futuro.

Aquel individuo exalaba aires de segundón intermediario por todos los poros de su ropa elegantemente raída; sus manos, igual de agrietadas que las de Khaled, tiraron con fuerza del macuto, arrebatándole sus ahorros y el fruto de su silencio de una sola tacada. Desconcertado subió al bote junto con otros cientos más intentando en vano acomodar su cansado cuerpo en algún rincón libre. A su lado rostros heridos, asustados, le miraban pidiendo ayuda a gritos de silencio; algunos agarraban la mano del desconocido de su derecha, otros apretaban a los mas jóvenes contra su pecho con instintos protectores reflejos. La mitad de aquella mísera tripulación, hombres que conservaban aún vestigios de fuerza en sus brazos, empujaron el bote hacia mar adentro arañando la playa, dejando huellas definidas como si muchas hormigas arrastraran un cocodrilo como presa. Todos los del interior dieron un respingo cuando la barca dejó de tocar el fondo de arena. Luego aquellos hombres, remolcadores improvisados, comenzaron a subir en ella de forma desordenada provocando vaivenes. Aquella precaria situación no dio lugar a falsas vergüenzas: un chico de unos 14 o 15 años se agarró fuertemente a su brazo para paliar la mezcla de mareo y miedo que sintió ante aquella avalancha de almas desesperadas. Cuando el pequeño titanic recobró el equilibrio las personas que tocaron en suerte en los bordes comenzaron a remar con sus propias manos, comenzaba la travesía.

Tras tres largas jornadas de incertidumbre y silencio el agua comenzó a escasear. Él fue uno de los pocos que inentó saciar la sed bebiendo directamente del mar, lo que le provocó severas alucinaciones. La última vez que permaneció consciente veía cómo los rostros de todos los que le rodeaban comenzaban a pudrirse poco a poco, sus carnes se derramaban en sus mejillas quedando una esencia cartilaginosa aterradora. No podía soportar esa visión y antes de lograr zafarse de uno de esos seres repulsivos en los que se había convertido el chico de su lado, que le examinaba con atención, cayó inconsciente. Después de dos días a la deriva, los hombres que estaban a su lado lo arrojaron en medio del Mediterráneo, allí se dejó llevar hacia el fondo de un coral donde fue festín de miles de especies, entre ellas una corvina negra logró degustar el sabor dulce de parajes desconocidos.
* 1 €= 307 Dalasis aprox
* NIA= National Inteligence Agency
* CEDEAO= Comunidad Económica De Estados de África Occidental
Ra

18 comentarios:

genialsiempre dijo...

Joder Raquel, es tan bueno que parece lo hayas vivido en primera persona...deberías suavizarlo, pero entonces, lamentablemente, sería menos real.
Me gusta, me gusta mucho

Jose María

Ah, y no nos vemos hasta el 29 de octubre. Besitos

Pedro dijo...

Has conseguido emocionarme. Te ha salido un peazo de relato, como dice Jose María, como si lo hubieses vivido.

Como veo que estás lanzada,voy a tener que hacerte otra presentación en mi blog, para que no te me enceles, y para que mucha más gente pueda disfrutar de tu inagotable imaginación.
Si quieres asesoramiento para el aspecto del blog, no tienes más que decírmelo, aunque lo verdaderamente importante ya lo tiene, que es la calidad literaria y humana.
Un besito.

REIKIJAI dijo...

... Hola .... vengo del blog de Pedro ... relamente; no se equivoca. ...Me siento en lo mio ... me siento en casa ... Hay calidad humana ... nucha imaginacion ... fantasia ... mucha magia ... pero sobre todo VIDA.... TE DEJO UN BESO... SILVI.


Pd. Sino te molesta ... hago el enlace... Besis... Sil.

http://reikijai.blogspot.com/
http://ofiucosignodelzodiaco13.blogspot.com/
http://jaireiki.blogspot.com/
Y uno que comparto con um amigo
juanK
http://elplanetaoculto.blogspot.com/

Raquelilla dijo...

Siéntete en tu casa y entra cuando quieras, reikijai eres bienvenida.

M.Jose dijo...

Hoa Raquel, vengo del blog de Pedro con el que también comparto otro blog, es una persona magnifica.
Me encanto tu texto y es así de crudo...
Bueno, te llevo sin dudarlo enlazada a los blogs, espero que después de haberte conocido sigamos en contacto, a mí me gustará compartir contigo
Un saludo
MJ

Raquelilla dijo...

Mari Jose, te digo lo mismo que a la anterior, entra cuando quieras, estaré encantada de leerte.

Sara dijo...

La verdad es q Pedro siempre recomienda lo mejor.
Estupendo relato.
Un beso.

Escuela de Letras Libres dijo...

Buen relato Raquel, me gustó el final. Lo de los compañeros derritiéndose, y el detalle de la corvina es genial. La verdad es que me gustan mucho los finales de tus relatos Ra. Siempre me sorprendes con algo.

David

caselo dijo...

Raquelilla, un saludo fraterno. Llegué del blog de mi bun amigo Pedro y me encontré con este texto cruel, real, emocionante, triste y que, especialmente, invita a reflexionar. Es un drama terrible al cual no somos ajenos en esta parte del mundo. te escribo desde mi amada y desangrada Colombia. Un fuerte abrazo y seguiré caminando por tus metáforas. Un placer leerte

Carlos Eduardo

Comandante von Diviesoff dijo...

Tristes odiseas

Santa dijo...

Es una pena no haberte conocido hace cuatro o cinco años. Lo digo por las obras de teatro que hicimos: "El viaje de Casandra" y "el Bicho Humano"

Te hubiese pedido permiso para usar este relato en boca de uno de los desheredados...

Vengo como un pirata de blog en blog... Esta semana me dedico más a navegar que a publicar...

Un besín

PD.- Seguiré buscando tesoros por aquí

AnyGlo dijo...

Relatas con acierto una realidad que palpita sobre las olas.

Te felicito!!!

Un abrazo!!

SUSANA dijo...

Hola Raquelilla!

Vengo del blog de nuestro amigo Pedro, que ha tenido el buen gusto de recomendarnos tu espacio!

Tu relato y tu forma de contarlo es conmovedor y desde ya, trabajás muy bien el final.

Ha sido un gustazo conocerte!

Un abrazo para Vos!

Escuela de Letras Libres dijo...

Raqueeel hola, que hoy consigo colarme por aquí a darte un abrazo, como va todo? Me encanta como describes las cosas y el ingenio que tienes para inventar historias y finales sorprendentes, Uno de estos días te tendrás que poner en la labor de continuar uno de tus relatos y transformarlos en una novela.

Un beso, también para Nury y Pablo.

Raquelilla dijo...

Uff, ardua tarea esa, de hecho tengo uno en mente, a ver como sale, si es que sale, jiji. Por cierto...¿quien puñetas ereeeeeeees?

Marien dijo...

Estupendo relato y tan vivido que me pone los pelos de punta,eres asombrosa.
Te dejo un gran beso y perdona mi ausencia,anduve algo liadilla.

REIKIJAI dijo...

Hola Raquel ... pase de visitas ... leer un ratito ... veo que no hay movimiento ... esta todo quieto ... quizas de viaje... ¿?? o sin ganas ... igual vale ... Te dejo Un beso ... Silvi.

Raquelilla dijo...

Bienvenida de nuevo Marién, y perdona rei, estaba esperando los ejercicios del taller para empezar a colgar cosas y se me extravió el cuaderno, por eso he tardado un poco.