viernes, 5 de noviembre de 2010

Defensa de la metáfora

La secretaria silenciosa del político... El pudor del reloj... El alter ego de un teatro... El despertar de la mente dormida...La pasajera maltratada... Un laberinto de morcillas blancas...La resurrección de la carne...
Ra

8 comentarios:

Anatxu dijo...

Me gustaaaaaa¡¡¡
La única que no he entendido mucho es la del teatro...pero es que, a esta hora, me cuesta entender.jejejeje
Un besito, de pelirroja a pelirroja.

tangai dijo...

Buenísimo. La verdad es que nos lo pasamos bien. Esto es como los minimás... si se empieza... jeje.
Besotes.

genialsiempre dijo...

Lo que iba a escribir veo que ya lo ha puesto tangai, asi que...eso, a seguir

Carmen dijo...

Y ahora además ilustrado...estás en todo miarma. Un besito.

Gitana dijo...

Pues bonita ya son muchas la voces que claman contuidad a tus metáforas, así que ya sabes, al lio eh? jiji

Me encantan!!!!! Besos!

Raquelilla dijo...

Ana, jijiji, el alter ego del teatro es su público, a eso me refería. Y musha grasia a tos por pasaros por aquí. Nos vemos el miércoles, menos a José María, que a tí te veo el lunes.

Equilibrista dijo...

weno, weno, muy buen ejercicio el que has hecho, ra... el reloj es que tiene mucho apuro, o mucho reparo, o mucho repuro xD el que no entendí es el de la carta (el de la mente dormida)

me he reído con el morcillero blanco ese, pero da una mijita de grima, me alegro de no tener cerebro XDDD

Anda ¡pero si le has hecho una foto a la barriga de Nemesis!

Raquelilla dijo...

Jajajaja, pos ya te digo, una de las veces que intentaba pasarme el final de Resident Evil 3 le hice una foto en plena raja estomacal, pa argo me tenía que servir tanto jugar... Y lo de la carta es el loco: el despertar de la mente dormida es la locura, quien la pillara.