viernes, 9 de julio de 2010

Cuando fui...

Cuando fui gaviota... picoteé el mosquete de Hernán Cortés para defender mi prole.
Cuando fui ruiseñor... dejé de migrar temiendo ver a niños devorados por buitres.Cuando fui viento... me oculté en poniente jugando al escondite con la osa menor.
Cuando fui luna... coloqué una sonrisa burlona al gato de chesire.Cuando fui ola... planeé arrasar la isla palmera de Dubai.
Cuando fui tierra... me ablandé con los charcos ensangrentados de Auschwitz.Cuando fui corazón... cobijé sumiso a miles de filarias hambrientas.Cuando fui árbol... asistí impasible a mi propia cremación.
Cuando fui canción... acompañé al corazón de Chopin a Varsovia.
Cuando fui hierba... fui arrancada una y mil veces, por ser mala, por ser fuerte.Cuando fui pensamiento... me coloqué el último de la cola hacia el corredor de la muerte.Cuando fui palabra... estube encadenada por la censura.Cuando fui poema... quedé abandonado entre las páginas de un diccionario, sin rima, sin fin, sin autor.

Ra