jueves, 22 de diciembre de 2011

UNA NOCHE

Y voy yo y gano un premio de microrelatos...¿onde se ha visto eso chiquillos? Muchas gracias a todos. Va por utedeee:

-Hay que comérselo todo, precioso.

Mientras le preparaba la última cucharada de papilla, ella le hacía morisquetas.
Tras limpiarle las comisuras le destap
ó, le cambió el pañal y volvió a arroparle con delicadeza.
Le abrazó, y el latido de su corazón le reconfortó y le condujo a las puertas de un hermoso sueño. Ella sonrió divertida al ver cómo bostezaba.
Apagó la luz, pero dejó como guardián el tenue brillo de una lamparita nocturna. Cerrando la puerta lentamente, susurró:


-
Buenas noches, que duermas bien, hasta mañana, abuelito.

Ra

lunes, 27 de junio de 2011

VENEREOLOGÍA

Cinco semanas, cinco eternas semanas habían transcurrido desde que recogieron la muestra. Tras la palabra ANÁLISIS de su sobre se escondía su incertidumbre, su temor; una secuela nacida unos meses antres tras aquella brutal paliza, después de aquellas cicatrices en sus muñecas, y de aquel certero movimiento de torero diestro.
ENFERMEDADES VENEREAS: NEGATIVO.
Tras recostarse con alivio, al abrigo de su celda, deja que la lana deshaga la sangre reseca en su aguja de tricotar.
Ra

viernes, 4 de febrero de 2011

Micro-relatos

-¿Ordeno la retirada, mi comandante?
-¡De ninguna manera! Pase lo que pase manteneos todos en vuestros puestos- respondió el Alfil mientras se aproximaba la Reina Negra en diagonal.
Un crujido de cucaracha le obligó a frenar en seco. Al inclinar un poco el pie vio que ya era demasiado tarde; la Atlántida yacía pegada como un chicle en la suela de su sandalia.
-Lo siento, solo obedezco las órdenes.- Tras decir ésto, el niño acalló el lamento del guisante de un solo mordisco.
Tras la cuarta explosión, el piloto mira horrorizado el cuadro de mandos de la lanzadera de emergencia: ¡Pilas no incluidas!
-Parece que va a llover- pensaba la margarita mientras arropaba a la abeja entre sus pétalos.
Ra