lunes, 27 de junio de 2011

VENEREOLOGÍA

Cinco semanas, cinco eternas semanas habían transcurrido desde que recogieron la muestra. Tras la palabra ANÁLISIS de su sobre se escondía su incertidumbre, su temor; una secuela nacida unos meses antres tras aquella brutal paliza, después de aquellas cicatrices en sus muñecas, y de aquel certero movimiento de torero diestro.
ENFERMEDADES VENEREAS: NEGATIVO.
Tras recostarse con alivio, al abrigo de su celda, deja que la lana deshaga la sangre reseca en su aguja de tricotar.
Ra